Lo que guarda un caracol

Fecha de publicación: 01/11/2016

Páginas:240

ISBN: 9789504650546

¡Hola! Hoy toca una reseña de un libro que leí allá por noviembre, wow, como pasa el tiempo, jajaja. Lo que guarda un caracol de Paula Bombara, es un libro del género realista, donde se trata un tema tan importante (y tan actual) como la inclusión, la tolerancia y el respeto. Todo esto, encerrado en una historia que para algunos puede resultar más interesante que para otros, pero que personalmente creo que el mensaje que se quiere transmitir, logra llegar de forma directa, y sin “trabas”.

Aunque a mi el libro me gustó y bastante, si siento que no es un libro para cualquiera. El libro transcurre en la Universidad, donde Mirko se une al equipo de investigación del Dr. Fernando Plazas. Mirko vive en su propio mundo, y esto puede llegar a suscitar algunas reacciones por parte de sus nuevos compañeros que no creen que sea “justo” que él participe de los proyectos. Todo esto va sucediendo mientras vamos conociendo no solo las particularidades de Mirko, sino también los problemas que tienen en sus vidas los compañeros de él.

Algo que me pareció particular de este libro, es la forma en la que está escrito, y como mientras vamos conociendo  más de los caracoles, vamos conociendo más sobre cada uno de los personajes. Por que si, Paula logra hacer un claro paralelismo entre este caparazón que tienen los caracoles, y los caparazones que a veces (siempre) nos ponemos las personas alrededor nuestro.

Las partes de Mirko, tienen algunas particularidades en cuanto a la narración, y si bien al comienzo no me sentía tan comodo al leerlo, porque es algo que rompe la estructura normal de un texto, luego se vuelve entendible, y hasta me gustó esa diferencia gráfica cuando lo leía a él.

Como les comenté antes, no sé si es un libro para cualquier persona. A mi, me gustó mucho, pero creo que cada uno debe leer el libro y formar su propia experiencia.

¿Y ustedes? ¿Leyeron el libro? ¡Los leo!

Sinopsis: Detrás de la puerta del laboratorio diecinueve, Mirko pone en jaque las costumbres del equipo de investigación del Dr. Fernando Plazas. El modo particular con que Mirko mira el mundo hace que afloren emociones que no pueden controlar: Alejo y su intolerancia, Agustina y sus fantasmas, Lucrecia y sus deseos, Fernando y sus preguntas insaciables. Mientras tanto, los caracoles marinos animan a Mirko a encontrar su lugar entre los científicos. ¿Cómo encontrar la forma de ser fieles a sí mismos comprendiendo las singularidades de los demás?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Registrate a nuestro newsletter!

Otras reseñas