Esta gran pregunta la recibía cada vez que un/a autor/a, que no era un usuario muy activo de redes sociales, me preguntaba cuando iban a publicar un libro. Y es que sí, en la era de las redes sociales, ¿cómo puedo promocionar un libro a través de ellas?

Ya no es tan importante quién tiene un séxtuple en una avenida, o cuántos segundos de spots publicitarios tenés en la radio… Hoy muchos autores ven la posibilidad de promocionarse en las redes sociales. Y por supuesto: los usuarios de las mismas son mucho más cercanos, y se puede saber mucha más información sobre los mismos.

Para comenzar, es muy importante saber que hay miles de redes sociales y que cada día se crea una nueva, pero que en este posteo nos vamos a enfocar en los básicos de cualquier red social.

¿Qué pasos seguir para elegir una red social?

1. ¿Dónde está tu público?

Cada libro que se publica tiene un público en particular y por lo tanto un lugar donde puede promocionarse. Por ejemplo, si tu libro es para personas con más de 60 años, dudo mucho que Twitter o Instagram sean una gran opción. Esto no quiere decir que no haya personas de esas edades en esas redes sociales, pero… para que gastar tiempo y energía en una red social donde no va a estar la mayoría de nuestro público.

Siguiendo esta lógica, un libro juvenil tiene más chances de promocionarse en Instagram y Twitter vs. Facebook, donde la tendencia implicaría que los jóvenes no están (tanto) en esta última red social.

Hay páginas en particular que se enfocan en estudiar el comportamiento de las redes sociales, es el caso de Hootsuite, y que publican estos estudios para comprender un poco más sobre los usuarios.

2. ¿Cómo llamar a tu red social?

Hay muy pocos casos en los que llamar tu red social como el libro que publicás es una buena idea. No lo hagas. Es una trampa.

En caso de que tu libro publicado sea un éxito (o no) y una editorial quiera publicar un segundo libro deberías generar una segunda red social, o cambiarle el nombre a la actual, para que tenga sentido. Esto es negativo en varios aspectos y el principal es: un seguidor tuyo que siempre te etiqueta como @nombredelibro es muy poco probable que después te recuerde como @nombredeautor.

Hay algunas excepciones a esta regla y es cuando publicás un libro gracias al nombre que te generaste en tus redes sociales, en este caso… mantené el nombre que ya tenías, claramente te funciona.

3. ¿Cómo le hablás a tu público?

Este punto es el más sencillo (creo y espero): de una manera simple. No sos Shakespeare, nadie quiere serlo, y sobre todo… estás publicando en una red social. Eso no significa “k tengs k ablar azi”, y tampoco “tienes que utilizar un lenguaje super hiper mega sofisticado para dar a entender un mensaje”.

De nada.

4. ¿Qué publico?

Pronto otro posteo específicamente de eso, pero recordá la regla básica: a nadie le gusta consumir publicidades todo el tiempo. Por ende: un mix entre compartir cosas de tu libro y de tu vida (no necesariamente tiene que ser el color de ropa interior, puede ser sobre qué libro estás leyendo).


¿Sobre qué les gustaría que hable en el próximo posteo? ¡Los leo!

Una respuesta

  1. ¡Hola Fede!
    Muy cierto lo que publicás con respecto a dónde está el público y a dónde apuntar dependiendo de cada red social. Siempre, siempre tener presente el vocabulario y la jerga de cada red, que sino terminás pareciendo cualquiera.
    ¡Beso!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Registrate a nuestro newsletter!