Hola a todos, ¿como están? Soy Fede Valotta y hoy vengo a hablar de lenguaje inclusivo. Antes que nada me gustaría aclarar ciertas cosas:
  1. Para realizar este posteo lo hice utilizando de referencia un posteo de facebook: click acá para verlo.
  2. Es un tema delicado por lo que pido que todos los comentarios realizados manejen una coherencia de respeto. No importa si estás a favor o en contra, mientras des tu opinión con respeto, podes hacerlo. Tené en cuenta que va a haber gente que puede opinar al contrario que vos y puede generarse el respeto, SIEMPRE mantengamos el respeto
  3. Como no quiero ser hipócrita, al día de hoy yo no utilizo siempre el lenguaje inclusivo, de hecho son más las veces que no lo uso que las que si lo hago. Este posteo es meramente informativo, y por eso englobaré casi todo bajo el masculino. Además no quiero venderte una mentalidad ni nada por el estilo, y como digo, al día de hoy es algo que estoy en proceso de aceptar.
  4. Este posteo también está en formato video, que lo pueden ver acá. Este posteo funcionó como guión de dicho video por lo que es similar.
Ahora sí, comencemos:
El lenguaje inclusivo es algo que no se tiene conocimiento hace demasiado tiempo, o por lo menos no tuvo un “auge” hasta hace poco. Esto es principalmente porque está ligado a una cuestión de género, tema que si al día de hoy, la sexualidad sigue siendo “tabú” e incluso ilegal en varios países, imagínense como es el tema género, que viendo como se está desarrollando en varios países, es como el paso posterior. Si no se habló o no se debatió de lenguaje inclusivo hasta el día de hoy, es porque son cambios que se pueden realizar una vez que otras bases se asienten: en específico, el empezar a pensar al género como no binario. A grandes rasgos, y porque no soy un experto en esto, el género binario divide a las personas humanas en dos géneros: masculino (denominado gramaticalmente por la O) y femenino (denominado gramaticalmente por la A). Sin embargo, la sociedad fue evolucionando, gracias a Dios (#ironía), y se fueron dando a conocer personas que no se sienten ni uno, ni otro. Ni femenino, ni masculino. Es aquí dode surgen personas poligénero, género fluido, entre otras. Estas personas no quedan englobadas bajo el género binario que socialmente rige hoy en día, y es por estas personas, que están logrando ser visibilizadas hoy en día que surge el lenguaje inclusivo: justamente, porque no se sienten ni masculinos ni femeninas, y porque de esta forma, dejamos de hacerle creer a los nuevos bebes, que tienen que ser o uno u otro, dándole la oportunidad de elegir por si mismos.
Antes de meterme con el lenguaje inclusivo, me gustaría aclarar otro tema que suele debatirse, y es: el lenguaje. El lenguaje no es algo que está establecido y ya. El lenguaje todo el tiempo sufre modificaciones. El lenguaje español está regido por la RAE: Real Academia Española, que si bien es una institución que tiene mucho aprecio y con la que la gente sale a defenderse cuando le tienen miedo al lenguaje inclusivo, también son los causantes de que se acepte murciégalo en vez de murciélago. Así que, serán una institución hermosa, pero también crean esas aceptaciones (también permiten setiembre y otubre, lo cual me parece un horror).
El lenguaje además, evoluciona. Creo que muchos muchos sabemos que hubo un español antiguo, que incluye tanto al español medieval del S. X al XV, y al español medio del S. XV al S. XVII, y dudo mucho que hablemos como en esa época, ¿no? Digo… whatsappeale a un señor feudal a ver si te parece “copado”. Esto es porque el lenguaje evoluciona, todo el tiempo se van creando palabras y formas nuevas de hablar, y si bien la RAE tarda en aceptarlas, esto es porque pasan un período de evaluación. Obviamente no es que yo hoy digo “AJRASIUEA” y digo “Significa gorro” y la RAE la acepta. Las palabras pasan un período, se tienen que imponer, empezar a utilizar, lograr tener un sentido, etc… antes de ser aceptadas. Ni hablar de algo como el lenguaje inclusivo que lo que viene a hacer es cambiar una forma de hablar y/o escribir. Es algo que lleva más tiempo, pero que con el respeto necesario se puede llegar a lograr. No podemos pedir hoy, cuando hay miles de países donde aún ser gay es ilegal, que esto se acepté así como así. Pero, eso no significa que no se pueda empezar a enseñar de a poco. Y en unos años, ¿quién les dice? se implementa.
Bueno, en fin. Vamos a lo que nos reunía. El lenguaje inclusivo. Vuelvo a repetir que esto es un posteo informativo, no tengo la verdad absoluta, y bueno, eso.
El lenguaje inclusivo busca que las catalogaciones globales no se realicen bajo el masculino. Esto significa que si hay un grupo de personas no se use por ejemplo “todos” para hablar de ese grupo. Sino, que se utilice “todes”, para incluir a tanto hombres, como mujeres, como personas que no se sientan dentro del sistema de género binario. Esto puede ser algo nuevo, pero no lo es. ¿Cuántas veces vimos todxs o [email protected]? Muchas, sin embargo, ahora se empezó a utilizar la e para reemplazar al @ o a la x, para que esto sea pronunciable… (no sé a ustedes pero a mi la x y el @ se me re complicaban).
Hay algunas palabras que por reglas gramaticales tienen que ser modificadas un poco en cuanto a morfología, por ejemplo “chicos” y/o “chicas” cambiaría por “chiques”, porque “chices” se pronunciaría “chises”, y…no. Como les dije que no quiero ser hipócrita, este caso, en el que se modifica la morfología de la palabra, es el que a mi más me hace ruido, pero ¡ey! es mi opinión, y eso no significa que dentro de un par de meses mi parte del cerebro, control-freak de la morfología cambie.
En fin, sacando eso de lado. Lo que se busca es que se incluya, como dije antes, a hombres, mujeres y gente no binaria.
Sé que puede resultar raro, incómodo e incluso incomprensible al comienzo. Ningún cambio, ya sea de pensamiento y/o lenguaje, surge de manera cómoda, justamente porque los cambios son algo que rompen con lo establecido y nos generan cierta sensación de desequilibrio. Sin embargo, quiero recordarte, que hasta hace unos cientos de años, se hablaba latín, y hoy es una lengua muerta. ¿Por qué? Porque el latín evolucionó a varios otros idiomas, como el español, y el español en sí mismo evolucionó (no vamos a volver a whatsappearle al señor feudal, ya me entienden la idea).
El lenguaje inclusivo justamente busca sacar esta idea de que el masculino es generalizado. ¿Sabías que hace poco la RAE se vio en problemas porque el Consejo de Ministros de España, tuvo más mujeres que hombres? Bueno, la RAE no aceptaba que usara Ministras (siendo ellas mayoría), entonces tuvieron que poner Consejo de Ministras y Ministros… ¿no es que el masculino es generalizador? ¿Hasta qué punto? ¿Y en qué lugar entran las personas que no se sienten ni hombres ni mujeres?
Obviamente que si vos sabes que hay un grupo de 3 chicos que todos se sienten hombres y tenéis conocimiento de ello, podes decir “Todos”, no es que OBLIGATORIAMENTE tenéis que decir TODES, pero, en el caso de que haya un grupo de gente y no tengas conocimiento, ¿cuesta tanto respetar el desconocimiento hacia esas personas y decirlo? Costar… cuesta, porque no lo tenemos internalizado, pero si nos lo ponemos a pensar, también es una forma de respetar al otro. Y reitero por ¿tercera? vez, no soy hipócrita, yo al día de hoy no lo utilizo, pero también es algo que me planteo.
Como este es un tema que aún trae a burla (y volviendo a no ser hipócrita, hace un par de días yo también lo hacía), para hacer un ejercicio sencillo de cuando podría usarse y cuando no, yo uso la siguiente regla mental.
Primero. El lenguaje inclusivo se usa para personas, no para objetos y/o cosas que carezcan de género.
Ejemplo: La caja va a seguir siendo la caja, no va a ser el cajo o el “queje”
Segundo. Si a esa palabra la podes decir en forma masculina, y en forma femenina, también entra dentro de la posibilidad inclusiva.
Ejemplo: Todos, Todas, Todes.
Amigo, Amiga, Amigues.
Tercero. Si no la podés “convertir” de masculina a femenina, es porque ya es “neutra”.
Por ejemplo:  Gente. No es ni femenina, ni masculina, ni nada. Es global, y neutra..
La persona. No existe “El persono”, por ende tampoco entiende “Elle persone”
Y acá viene lo último. Los artículos son: Él, Ella, y Elle.
Y con esto, vengo a concluir, diciendo que el lenguaje inclusivo hoy en día depende de cada uno el ser usado o no. Nadie te obliga a que lo hagas, depende de cada uno. Yo, como aclaré varias veces, hoy en día no lo uso, o si lo uso, no es algo tan común en mi. De a poco supongo que irá cambiando. Si vos no lo queréis usar, nadie te va a obligar, y si alguien lo usa y a vos no te gusta, vos tampoco tenés el derecho a obligar a esa persona a no usarlo.
Y a todos, o después de este posteo, a todes, les pido por favor que seamos libres, y dejemos ser libres. No impongamos el pensamiento sobre nadie, porque no se logra nada de esa forma. Cada uno lo irá descubriendo por su cuenta, y/o desarrollando a su manera.
¡Adiós!

Share this post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre