Calificación de Fede:

¡Hola! Hoy les traigo una reseña de La nieta del señor Linh de Phillipe Claudel. No es un tipo de libros que suela leer mucho, pero en una reunión con Riverside Agency, nos dieron este libro y nos lo recomendaron. La verdad es que le tenía cierto miedo, por esto de que les digo que no es un tipo de lectura que suelo “frecuentar” (?). Sin embargo, el libro es cortito, y se lee en un suspiro, y cabe aclarar que un suspiro muy bello.
Si tengo que describir a este libro con una sola palabra, esa palabra es pureza. Esto se debe a que el personaje en el cual se basa este libro, el señor Linh, resulta ser un personaje tan puro que dan ganas de abrazarlo y tenerlo como abuelo postizo.
En este libro vamos a lograr aprender como una amistad le puede ganar a las distintas fronteras que nos pone el camino: y no hablo de fronteras de países, si no fronteras como el lenguaje, el entender al otro. Y también, como dos sociedades distintas pueden mezclarse y aún así convivir, y ver, como tal vez esa crítica, no está dentro de la otra sociedad, si no en la de uno mismo. 
La verdad es que es un libro que se puede analizar de muchas formas, al señor Linh dentro de su sociedad, dentro de la nueva sociedad, junto a su nieta, junto a su amigo, y podría seguir y seguir. Es un libro muy bello que te hace pensar en muchas cosas, mientras vas disfrutando de la lectura.
¡SUPER RECOMENDADO! Gracias Sebas por la recomendación 😉
Gracias Edhasa / Riverside Agency por el ejemplar.

Una fría mañana de noviembre, tras un penoso viaje en barco, un anciano desembarca en un país que podría ser Francia, donde no conoce a nadie y cuya lengua ignora. El señor Linh huye de una guerra que ha acabado con su familia y destrozado su aldea. La guerra le ha robado todo menos a su nieta, un bebé llamado Sang Diu, que en su idioma significa «Mañana dulce», una niña tranquila que duerme siempre que el abuelo tararee su nana, la melodía que han cantado durante generaciones las mujeres de la familia. Instalado en un piso de acogida, el señor Linh sólo se preocupa por su nieta, su única razón de existir hasta que conoce al señor Bark, un hombre robusto y afable cuya mujer ha fallecido recientemente. Un afecto espontáneo surge entre estos dos solitarios que hablan distintas lenguas, pero que son capaces de comprenderse en silencio y a través de pequeños gestos. Ambos se encuentran regularmente en un banco del parque hasta que, una mañana, los servicios sociales conducen al señor Linh a un hospicio que no está autorizado a abandonar. El señor Linh consigue, sin embargo, escapar con Sang Diu y adentrarse en la ciudad desconocida, decidido a encontrar a su único amigo. Su coraje y determinación lo conducirán a un inesperado desenlace, profundamente conmovedor.

¡Registrate a nuestro newsletter!



Hola! Mi nombre es Federico Valotta y soy el fundador de Atrapado en la lectura. Trabajo hace ya unos dos años en el sector editorial, pero mi pasión por los libros es tanta que necesito publicarla en un blog. Soy Licenciado en Publicidad y en mi tiempo libre además de leer, bailo. También tengo una cuenta de Youtube de libros 🙂

0 votes