Hoy una reseña de un graaan libro. Para que no se sientan tan mal luego de leerla XD, en este momento yo estoy en la universidad teniendo una jornada de 14 horas sobre Publicidad (la entrada está programa, no estoy haciendo nada indebido XD). Así que espero que les guste.

PD: Hoy no creo que haya noticias diarias, no voy a estar en todo el día en mi casa, voy a llegar tarde (porque después salgo a festejar el cumpleaños de mi mamá – ¡¡FELIZ CUMPLE MAAA!!- así que el sábado traigo doble de info (si es que hay alguna XD). Saludos ^^,

Calificación de Fede:

Hoy vengo a reseñar un libro que en realidad ya había reseñado Nat, si quieres ver su reseña haz click AQUI.

Les voy a explicar algo que a mi sinceramente me molesta un poco de los libros que tratan sobre enfermedades. A los 7 años me diagnosticaron que tengo lunares malignos (básicamente me sacaron 2 lunares los estudiaron y dijeron: “¡Wii, son malignos!”) por lo tanto tengo que ir al médico cada año a controlar que ninguno cambie de forma, color, tamaño, étc, porque si no me los tienen que sacar porque básicamente es un tumor maligno (idem. cancer). Si estos lindos lunares digamos que no me doy cuenta y uno “se activa”, y tardo en ir al médico… básicamente puede llegar a derivar en un cancer de piel (masomenos, tampoco me voy a poner muy técnico). Imaginense que si esto puede ser chocante que te lo digan en cualquier momento de la vida, que te lo digan a los 7 años y sin filtro. Conclusión: voy a la playa y no puedo tomar Sol (por eso es que siempre vuelvo casi sin-tostarme después de como 3 meses en la playa), uso protección FPS 40+, tengo que hidratar la piel constantemente, etc.
Todo esto era para decirles porque me molestan los libros con enfermedades: me hacen pasarla muuuuy mal, porque me hacen acordar que yo también soy una bomba de tiempo (que todavía no explotó).
Bajo la misma estrella es un libro el cuál se puede leer en menos de un día (yo lo habré leído en 4 horas o menos).Sinceramente una de mis recomendaciones es que alejen todo tipo de elemento cortante que tengan cerca, y que si tienen tendencias suicidas no lo lean (ok, no, es broma). Yo lo leí en un viaje de colectivo y después en un ratito en mi casa. La anécdota con este libro es que en el colectivo me olvidé que estaba en un medio de transporte PUBLICO y me largue a llorar mientras leía el libro…Cuando levante la vista, toda la gente estaba algo así como: “¿O.O a este que le pasa?”, y yo con una mezcla entre O.O y T_T.
La historia que cuenta John no solamente es atrapante, sino que es HERMOSA, en realidad es más que eso, no tiene una explicación. Los personajes (Hazel y Augustus) no son los típicos personajes enfermos que se quedan tirados en la cama para morir “en paz”, no, ellos quieren vivir, aunque sepan que sus probabilidades son casi nulas. Tiene una narración que por momentos resulta hasta divertida (y casi parece hasta bipolar que diga esto cuando dije que lloré en un colectivo), pero los chistes que se tiran uno a otros son lo que “alegran” la historia.
Es una historia que yo creía que iba a terminar de una forma, y me terminó sorprendiendo, lo cuál fue casi como un golpe en la cabeza porque yo ya me estaba preparando mentalmente para otra cosa, y no, no paso.
La manera de escribir de John te cautiva desde un principio, y hasta me dan ganas de seguir leyendo más de sus libros.
En conclusión, esta reseña fue muy personal, espero que no les haya molestado. Creo que es un gran libro, se los hiper-mega recomiendo, y creo que no debería faltar en la biblioteca de todo lector.

Agradecimientos:
Random House Mondadori por el ejemplar

Hazel acaba de cumplir 16 años. Y tiene cáncer. A pesar de que un tratamiento ha conseguido reducir su tumor de forma casi milagrosa, es una enferma terminal. Los médicos no pueden decirle cuánto tiempo le queda; solo sabe que debe vivir pegada a un tanque de oxígeno y sometida a continuos tratamientos. Desde hace unas semanas, Hazel forma parte de un grupo de apoyo donde otros chicos como ella comparten sus experiencias. En realidad, ella acude más por obligación que por voluntad; ¿qué sentido tiene hablar con otras personas de lo que nadie puede cambiar? Pero su vida da un verdadero vuelco cuando conoce a Gus Waters… Os preguntaréis: ¿quién es Gus? ¿Y cómo puede cambiar una sola persona la historia de otra?
Hola! Mi nombre es Federico Valotta y soy el fundador de Atrapado en la lectura. Trabajo hace ya unos dos años en el sector editorial, pero mi pasión por los libros es tanta que necesito publicarla en un blog. Soy Licenciado en Publicidad y en mi tiempo libre además de leer, bailo. También tengo una cuenta de Youtube de libros 🙂
0 votes